Contáctanos

Reportaje

Todo por una Copa

De los diez mundiales que se han jugado en Europa, solo en uno se ha coronado una selección latinoamericana: el Brasil de Pelé (en Suecia 58). Ese es el gran desafío: volver a construir una épica triunfal en tierras hostiles. Análisis de cada equipo latino y sus posibilidades, a pocos días del inicio del Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Por Guido Bilbao
Fotos Cortesía

Panamá

Panamá se prepara para su primera participación en un Mundial y el país es una fiesta. Con el auspicio de Copa Airlines, que desde 2015 cuenta en su flota con una aeronave con los colores de la selección, se acaba de lanzar una canción de apoyo, “Sube la marea”, cuya autoría y producción estuvo a cargo de Los Gaitanes y que contó con la colaboración de Rubén Blades, Omar Alfanno, Erika Ender, Emilio Regueira y Los Rabanes, Samy y Sandra Sandoval, Osvaldo Ayala, Nando Boom, Kafu Banton, Lilo Sánchez, Alejandro Duncan, Idania Dowman e Ingrid de Ycaza. Es una manifestación de amor a un país que se une bajo su bandera y la selección. Panamá tiene el reto de ser el novato en el Mundial.

De la mano del “Bolillo” Gómez —quinto en el ranking mundial de técnicos con mayor cantidad de partidos dirigiendo selecciones—, Panamá buscará pasar de ronda, lograr un triunfo o, al menos, gritar un gol. Aunque es un equipo que hace su debut, sin jugadores en las ligas más prestigiosas, tiene delanteros potentes que bien podrían dar una sorpresa. Y de sorpresas, ya sabemos, el fútbol siempre tiene algo para ofrecer. Más allá de los resultados, al pueblo panameño no le quita nadie la alegría de escuchar su himno y ver su bandera flamear por primera vez en una Copa del Mundo.

Argentina

Todos saben que los argentinos tienen una personalidad particular: seducidos por la posibilidad de la gloria absoluta, viven siempre al margen del abismo. En las relaciones personales, en la economía del país y, claro, también en el fútbol. Luego de llegar a la final en el Mundial de Brasil, de empatar los noventa minutos y perder en el alargue frente Alemania, la selección argentina entró en un caos del que no lo salva ni siquiera Lionel Messi: el mejor jugador del mundo. Atravesó unas eliminatorias turbulentas que lo tuvieron al margen de la eliminación —clasificó milagrosamente en la última fecha, ganando en Ecuador—, cambió tres veces de entrenador y a pocas semanas de la Copa perdió 5 a 0 contra España en una de las derrotas más vergonzosas de su historia. Sin recambio generacional, el equipo sigue poblado de los jugadores que llegaron a la final en Brasil, que ya superan los treinta años. Con un técnico que tiene menos de un año a cargo del equipo y que no ha podido trabajar su sistema de juego. Con jugadores muy criticados por los hinchas, como Higuaín, y ausencias notables como Icardi. Visto lo anterior, cualquiera diría que no tienen muchas posibilidades; sin embargo, no se debe olvidar una cosa: en esos momentos, en que todo parece perdido, es cuando Argentina saca lo mejor de sí.

Brasil

Brasil vuelve al ruedo con la sangre en el ojo: luego de un estrepitoso fracaso en casa y la vergonzante derrota frente a Alemania por 7 a 1, la selección verde-amarela viaja a Rusia a ganar la Copa. De la mano del entrenador Tite, Brasil realizó una reconstrucción de su selección que dio paso a un renacimiento futbolístico, atravesando así las eliminatorias como quien pasea con sus niños por el campo: fue el primer clasificado al Mundial —Rusia no jugó eliminatorias. Con un profundo recambio de jugadores y la reelaboración de su estilo de juego, parece haber vuelto a las raíces del fútbol, siendo el único país que nunca faltó a una Copa y que además es el más ganador, con cinco mundiales. Alrededor de Neymar, parece un equipo invencible: sólido en defensa, robusto en el medio y explosivo en ataque. Solo habrá que ver si tienen la fuerza psicológica para reponerse de posibles sobresaltos, como puede ser enfrentar a Alemania. Así y todo, Brasil es la gran esperanza latina.

Uruguay

Uruguay es un caso paradigmático de la democracia en el fútbol: son apenas cuatro millones de habitantes y en cada Mundial logran construir equipos competitivos contra los que nadie quiere jugar. Animador indiscutible de cada Copa, siempre al borde de hazañas históricas, Uruguay vuelve al Mundial con un equipo renovado. Con una delantera de ultra-élite —Suárez, del Barcelona, y Cavani, del PSG—, un mediocampo que mezcla juventud con experiencia y una defensa de temer —abanderada por Godín, del Atlético de Madrid. Se presenta como un equipo sólido, que conoce sus limitaciones y también sus fortalezas. Con un técnico que lleva años trabajando en su cargo y un equipo en el que los jugadores son amigos, Uruguay está a la altura de pelearle los partidos a cualquiera. Beneficiado además con un grupo sumamente accesible, se espera que en la fase final la famosa garra charrúa aparezca en toda su dimensión.

Perú

Perú vuelve a los mundiales luego de 35 años. Protagonista de una eliminatoria épica, que mantuvo a sus fanáticos pegados al televisor en cada partido, para celebrar finalmente la clasificación en repechaje y la eliminación de Chile, su archirrival. A pesar de un inicio tímido, el técnico argentino ex Vélez Sarsfield, Ricardo Gareca, logró enderezar la nave para delinear un equipo que sabe a qué juega; que, cuando puede, propone un fútbol alegre y cuenta con Paolo Guerrero en la delantera como su gran carta de gol, pues es el mayor anotador en la historia de su selección. Y cuando no, sabe replegarse y hacerle difícil los partidos a cualquiera. Y si no que lo digan Messi y compañía, que jugando de locales en Argentina y necesitando el triunfo para clasificar, no pudieron quebrar la defensa peruana y estuvieron al borde de la eliminación. Sin embargo, no le fue bien en el sorteo y se las tendrá que ver en su grupo con dos potencias europeas como Francia y Dinamarca. Es una misión complicada, pero no imposible.

México

Los aztecas han vuelto a ser lo que siempre han sido: dueños y señores de las tierras de Centroamérica. Atravesaron las eliminatorias sin sobresaltos, ganándolas de forma invicta. El técnico colombiano, Juan Carlos Osorio, acalló las críticas a la Asociación por contratar a un técnico extranjero a punta de resultados. Con un equipo joven y dinámico, y con la promesa de gol que siempre es “Chicharito” Hernández, que juega en el West Ham de Inglaterra, su segunda temporada en la Premier League luego de su paso por el Manchester United. En los últimos seis mundiales, México fue eliminada en octavos de final y su gran desafío es ese: lograr llegar a un quinto partido, que no juega en una Copa del Mundo desde México 86. Para ello tendrá que lograr pasar la primera fase, lo que no parece algo sencillo. Comparten grupo con el último campeón, Alemania; con un equipo siempre complicado con su fútbol vertical, como Dinamarca, y los siempre entusiastas coreanos. Podría decirse que el partido contra Dinamarca, el tercero de su participación, sellará su suerte en la Copa.

Colombia

Los cafeteros llegan en silencio a la Copa y eso siempre es bueno. Luego del histórico quinto puesto obtenido en Brasil, buscarán mejorar esa marca. Con un técnico que no disfruta de los flashes y que tiene el respaldo rotundo de los hinchas, quienes lo ven como principal responsable de haber sacado lo mejor de una generación de grandes jugadores en el último Mundial. Colombia presentará un equipo que parece tener la mezcla justa entre experiencia y juventud. Con algunos jugadores en los mejores equipos del mundo —Cuadrado en la Juventus, James en el Bayern de Múnich y Falcao en el Mónaco— y un grupo en el que se destaca como el favorito. James Rodríguez, la gran figura, deberá revalidar su papel protagónico luego de ganar el Botín de Oro en la última Copa. Sin sobresaltos de cara a Rusia, se está organizando una gran fiesta de despedida en el Campín de Bogotá, con un amistoso y fiesta popular con música, baile y alegría. Luego llegará el momento de la competencia y veremos si, de una vez por todas, al enfrentar a un equipo de élite en instancias decisivas, Colombia logra prevalecer.

Costa Rica

Luego de jugar en Brasil el mundial de sus sueños, en el que llegó sorpresivamente hasta cuartos de final, Costa Rica regresa a la Copa con el objetivo de revalidar lo realizado. Su técnico ya no es el colombiano Jorge Luis Pinto, quien a pesar del éxito se fue en medio de peleas internas y con lágrimas en los ojos. Su reemplazo es Óscar Ramírez, exlíder del Alajuelense, que juega en la liga local e integrante de la primera selección “Pura Vida” que jugó un Mundial en Italia 90.

La fortaleza de Costa Rica arranca en el arco: Keylor Navas, arquero del Real Madrid, es uno de los mejores guardametas del mundo. Con el equipo merengue ha ganado tres Champions League, dos Mundiales de Clubes, tres Supercopas europeas, una liga española y una Copa del Rey. Claro que necesitará ayuda para poder avanzar en el Mundial, donde otra vez le toca el grupo de la muerte. Pero no hay que alarmarse: lo mismo pasó en Brasil y, contra todos los pronósticos, los ticos consiguieron el primer puesto en la clasificación sobre Uruguay, Inglaterra e Italia. Tiene a su favor lo de siempre: que nadie espera que pasen de grupo. Es entonces cuando Costa Rica se convierte en un equipo peligroso.

Advertisement Enter ad code here