Contáctanos

Destino Colombia

Quindío: destino con vista

El Quindío, que significa Tierra de Dioses, invita a recorrer sus pueblos cafeteros y caminos; conocer a sus gentes, tan orgullosas —con sobrada razón— de su linaje, y dejarse abrazar por sus paisajes y exuberante naturaleza.

Por: Vicky Santana Cortés

Fotos: Andrés Mayr

 

Verde. Blanca niebla. Olor a tierra húmeda. Son las primeras sensaciones que se perciben al partir de Armenia, la capital del Quindío, rumbo a cualquiera de los pueblos que la circundan. La verde naturaleza abraza sin distinción al visitante que arriba a este territorio, algo que se agradece en esta época de abrazos prohibidos por cuenta de una pandemia, que tomó al mundo por sorpresa.

El Quindío acoge no solo con el verdor de los bosques y montañas que dominan el paisaje. Acaricia con su clima —que promedia los 18 a 21 grados centígrados— y con el suave viento que refresca cuando el sol pega al mediodía; seduce con el sabor y el aroma de sus variadas y sorprendentes clases de café; provoca con sus delicias gastronómicas; atrapa con la belleza de su colorida arquitectura; y enamora con la gracia, la sonrisa y la sincera cordialidad de su gente.

La creación contempló con amorosos ojos el territorio quindiano, compuesto por doce municipios, y lo dotó de atributos que lo convierten hoy en el primer destino de turismo rural y ecológico de Colombia. A pesar de ser el segundo departamento más pequeño del país, tiene todas las condiciones para deleitar al visitante nacional o foráneo. 

Verde que te quiero verde

El camino que conduce de Armenia a Salento se nos abre como dos telones de vegetación que contienen todos los tonos de verde. Durante el recorrido, la vista pasa de derecha a izquierda tratando de atrapar el extremo verdor y la magnificencia del panorama. Cuando la abundante vegetación de matas de café, platanales o palmas lo permiten, vemos a lo lejos el espectáculo de colinas ondulantes que pasan del verde oscuro al verde limón. Y en solo quince minutos estamos en Salento, el municipio más visitado del departamento. 

 

Salento

Aquí el verde da paso a un sinfín de colores, impresos en las puertas, balcones floridos y ventanas de las casas que pueblan la Calle Real, que se prolonga en línea recta hasta las escaleras que conducen al mirador. Algunas son viviendas de los habitantes locales y muchas otras, almacenes y pequeños comercios de artesanías, agradables cafés y hostales, que conservan la arquitectura tradicional de bahareque y tapia pisada. Salento es la puerta al Valle del Cocora, uno de los destinos más apetecidos del Quindío.

Paisaje en movimiento

Cocora Valley in Colombia

La magia del Valle del Cocora radica en sus esbeltas palmas de cera. El árbol nacional de Colombia se levanta tan alto que parece acariciar el cielo. El buen observador notará que el paisaje es cambiante. En un momento el cielo luce azul y sin nubes, y unos minutos más tarde, la niebla se posa sobre los picos de las montañas lejanas o desciende hasta sus laderas.

 

Filandia y la Colina Iluminada

A solo veinte kilómetros de Salento se halla Filandia, otro de los municipios insignia del Quindío. Buscamos el Mirador de la Colina Iluminada para observar, en un ángulo de 360 grados, el paisaje cafetero. Desde sus 27 metros de altura se aprecia la cúpula de la Parroquia Inmaculada Concepción, que bajo el sol lanza destellos plateados. Y a un costado, la Calle del Tiempo Detenido, donde las casas perfectamente mantenidas no revelan los 143 años del municipio.

Caminando por sus calles, nos detenemos en Arte Ruby, un taller y almacén de artesanías donde ofrecen un sinfín de bellas piezas de decoración y utilitarias hechas en fibras naturales como el bejuco y la iraca.

 

Y para saborear en Bosques de Cocora…

Muchos visitantes suelen adentrarse al bosque de las palmas para hacer el recorrido circular de catorce kilómetros —según el estado físico, tardarán de cuatro a seis horas—. Pero los más cómodos pueden avizorar el paisaje desde el restaurante Bosques de Cocora Donde Juan B, mientras degustan una trucha —plato típico de la región— dispuesta sobre un patacón gigante y acompañada de la salsa que el comensal elija. Eso sí, de aperitivo, un buen canelazo, bebida hecha con panela y, por supuesto, canela.

De la mano de Marino Toro, “historiador ad hoc” de Salento, allí el visitante puede vivir “el ritual de la palma de cera”: conocer sobre la importancia de la palma para el ecosistema y sembrar su propia planta. El lugar elegido se ha ido poblando de palmas de cera, y ya algunas tienen más de diez años de vida

 

Lo más divertido

Panaca, el Parque del Café, el Parque los Arrieros y el Jardín Botánico del Quindío destacan como las mejores opciones para quienes acuden a esta región en plan familiar o de aventura. Estos parques temáticos comparten entre sí el objetivo de difundir la cultura cafetera y exhibir la riqueza natural y su biodiversidad, al igual que la idiosincrasia del pueblo quindiano.

Panaca

Panaca, uno de los parques más representativos de la región, ubicado en el municipio de Quimbaya, pretende, con sus variadas actividades interactivas, hacer que los visitantes vuelvan su mirada al campo. En sus ocho estaciones (ganadera, avícola, equina, porcina, etc.), sensibiliza a adultos y niños sobre la relación de cuidado y respeto entre el hombre, la naturaleza y los animales, de los cuales tiene 4.500 ejemplares.

Se puede disfrutar también de la extensa y variada vegetación, el puente tibetano, el recorrido en carreta tirada por caballos, el “canopy” o degustar de variadas comidas.

Parque los Arrieros

El Parque de los Arrieros, también en el municipio de Quimbaya, exhibe la cultura de quienes colonizaron el Viejo Caldas: los arrieros, que recorrieron a mula esa vasta zona llevando productos agrícolas y pecuarios. No hay que perderse a los trovadores y los espectáculos teatrales que se presentan a lo largo del día.

 

El Parque del Café

El Parque del Café, en el municipio de Montenegro, es un referente para entender y apreciar la belleza y magnitud de la cultura cafetera, y lo que esta representa para Colombia y el mundo. El orden y la perfecta disposición de sus atracciones se pueden ver desde el imponente mirador que está a la entrada del parque. ¡Quizá si se llega temprano en la mañana, el día le alcance para disfrutar el paseo en teleférico, la montaña rusa, la visita al Museo Interactivo del Café y el bambusario!

Jardín Botánico del Quindío

El Jardín Botánico del Quindío, en el municipio de Calarcá, permite conocer la diversidad de la flora quindiana a través de senderos ecológicos. Siguiendo el camino de este bosque natural, donde palmas, heliconias y plantas de café, entre otras muchas, impactan al visitante por su variedad y belleza, se desemboca en el mariposario, quizás el mayor atractivo para grandes y chicos. Capturar la imagen de una morpho azul —una de las mariposas más bellas y coloridas— en pleno vuelo se convierte en un desafío para los pequeños y los amantes de la fotografía.

 

¿Una taza de café?

El mejor cierre para este recorrido por el Quindío no puede ser otro que degustando café. Los de esta región son cafés muy especiales, gracias a la forma y el cuidado con que se cultivan, a las condiciones de su tierra y su clima, pero más que todo a la pasión que ponen en ello los empresarios y familias de las fincas cafeteras.

 

Finca El Ocaso 

En Salento está la Finca El Ocaso, en donde llevan a los visitantes por las plantaciones y el beneficiadero, para luego degustar, de la mano de expertos, los tipos de café que producen.

 

Buenavista

Tenía que llamarse Buenavista el lugar donde se alojan dos de las terrazas miradores para la degustación de café excelso. En lo alto de una colina está el Café San Alberto, que ha logrado reconocimientos como el mejor y el más exótico en certámenes internacionales.

Por su parte, en Terraza Café Concorde se recorre la hacienda de la mano de un experto catador, se degusta una taza de café, fría o caliente; y también hay un bello y amplio restaurante y una cabaña, por ahora, que desde la montaña mira hacia los cafetales.

De estas tierras es imposible irse sin llevar en el gusto el sabor del café, en la retina el verdor de su escenario natural y en el alma la sonrisa de su gente. 

 

Atractivos para no perderse

Lo más verde 

Valle del Cocora (Salento)

https://www.valledelcocora.com.co

 

Lo más colorido 

Pueblos de Salento y Filandia

Artesanías en fibras naturales Arte Ruby.

Barrio San José, casa 247 Filandia.

 

Lo más apetitoso 

Restaurante Helena Adentro (Filandia)

www.helenaadentro.com

Pollo a la Carreta (Calarcá)

www.polloalacarreta.com

Restaurante Bosques de Cocora Donde Juan B (Salento)

https://www.valledelcocora.com.co

Café San Alberto (Buenavista)

www.cafesanalberto.com

Terraza Café Concorde (Buenavista)

www.cafeconcorde.co

Cafés especiales Finca El Ocaso (Salento)

https://www.fincaelocasosalento.com

Sueño de Fresas, de Olier Chocolatl (Salento)

www.fresas.salento.com.co

Restaurante José Fernando (Filandia)

https://www.facebook.com/josefernando.filandia

 

Lo más divertido 

Parque del Café

https://parquedelcafe.co

Panaca

https://panaca.com.co

Parque los Arrieros

https://www.parquelosarrieros.com

Jardín Botánico del Quindío

https://jardinbotanicoquindio.org

 

Para alojarse

Bio Habitat Hotel (Armenia)

https://biohabitathotel.com

Hotel Isa Victory (Armenia)

https://isavictoryhotelboutique.com

Hostal Ciudad de Segorbe (Salento)

https://www.hostalciudaddesegorbe.co

 

*Este reportaje fue posible gracias al apoyo de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco) y la Secretaría de Turismo del Quindío.

Advertisement Enter ad code here