Contáctanos

Destinos

Puerto Rico: Un paraíso para todos los gustos

Puerto Rico parece ser muchas islas existiendo en una sola. Esta tierra es música y cultura viva; es historia, arquitectura y aventura; es naturaleza maravillosa, montañas verdes y húmedas, costas hermosas de mares bravíos o calmos. Tantas versiones del paraíso la hacen un sitio que no puede absorberse de un solo viaje, por ello hay que regresar varias veces, enamorándose a primera vista, como si nunca antes hubieses puesto pie en ella.

Por: Lorna Zayas Rodríguez 
Fotos: Javier Pinzón

 

Pocos lugares ofrecen tanto como Puerto Rico; políticamente, es parte de Estados Unidos desde 1898, cuando pasó como botín de guerra de España a ese país durante la Guerra Hispanoamericana. Esta dualidad la llevó a tener una historia singular, con una cultura y una “vibra” únicas. Puerto Rico es ir “despacito”, haciendo alusión a la canción interpretada por dos de sus grandes, Luis Fonsi y Daddy Yankee; pero también es ir rápido, con enfoque, porque la puertorriqueña es una raza brava, que sale siempre fortalecida de cada reto que se le presenta. La pregunta es qué se recomienda hacer, cuando en ella se puede hacer tanto. Por esto te damos varias ideas, para que comiences a preparar el itinerario de tu visita al que ha sido un destino de Copa Airlines durante 39 años.

Hacienda Carabalí, Luquillo 

Situada entre las montañas de El Yunque y el océano Atlántico, allí puedes pasear a caballo o en ATV (vehículos todo terreno) a través de veredas desplegadas en 600 cuerdas de ambiente subtropical. 

El recorrido a caballo sigue hasta las faldas del bosque, en una aventura en la que experimentarás un ecosistema único. El paseo de una hora se realiza sin paradas y se extiende a través de cuatro millas, mientras que el de dos incluye treinta minutos de disfrute en el río Mameyes. 

En un ATV puedes tomar el camino de una hora, de 5,5 millas, o el de dos horas y 7,4 millas. En ambos casos disfrutas al máximo, pero en el segundo subirás más en la montaña, lo que garantiza mejores vistas y la oportunidad de refrescarte en una charca. 

Reserva Natural Las Cabachuelas, Morovis 

La presencia de indios taínos, los habitantes nativos de Puerto Rico, se siente en este sistema compuesto por sesenta cuevas, cavernas, mogotes y zanjones; estos últimos, grietas en el manto calcáreo, una característica exclusiva de la zona cársica puertorriqueña. Vasijas, dibujos y escritos fueron dejados por los taínos en uno de los sistemas de cuevas menos explorados de la isla. Esta maravilla es una reserva natural desde 2012 y miembros de su cooperativa, Cabacoop, serán tus guías por un recorrido en el que visitarás cuatro de sus cuevas, las que intercalan para salvaguardar el ecosistema y que recorren en una caminata de ocho millas y cuatro horas. 

No solo te encantará Cabachuelas por su importancia arqueológica y cultural, sino porque aporta a la economía y educación del pueblo, cuya presencia de taínos se puede documentar hasta el siglo XIX, cuando se pensaban desaparecidos.

Yauco

A una hora de San Juan, este pueblo sureño y caluroso comenzó a realizar el Circuito Agroturístico (Facebook: Circuito Agroturístico), que da a conocer, con tours explicativos, varios proyectos del municipio: Apiarios Caraballo, Miel El Cafetal, Yaucromatic y la torrefacción de Café Don Luis. 

Yaucromatic es una idea materializada de Jonathan Pito Hernández, gracias a la cual cincuenta obras de artistas nacionales e internacionales embellecen espacios públicos del casco urbano municipal. 

 

Como parte del Circuito podrás conocer también la Placita Yauco, que combina áreas de venta de artesanías, café, verduras, frutas y miel, en las que orientan sobre estos productos del pueblo. 

Gracias a esta iniciativa conocerás también la torrefacción de Café Don Luis, donde, más allá de probar su producto gourmet, ganador de la competencia Taza de Oro en la isla, recorrerás su espacio de torrefacción, como se le llama al proceso de calentamiento, cocción y secado de granos.

Desde la Placita Yauco va quedando clara la importancia de la interrelación del ciclo natural, desde la polinización hasta el consumo, lo que nos lleva a Apiarios Caraballo, finca en la que podrás interactuar con abejas, y conocer sobre ellas y la importancia de la polinización y la apicultura. 

Por el mar

Una de las mayores atracciones de Puerto Rico son sus costas, y aquí tienes una muestra de cayos, islotes e islitas que debes conocer. 

 

Culebra y Culebrita: una opción para llegar a estas bellezas son los botes de Pure Adventure (@Pureadventurepr), que salen de la antigua base militar Roosevelt Roads, en Ceiba. 

Una hora en el mar majestuoso es suficiente para llegar a Flamenco, una de las playas más reconocidas del planeta. Ubicada en Culebra, esta, al igual que la playa Carlos Rosario, quita la respiración al verla. 

Al este del municipio está Culebrita, islita deshabitada cuyas aguas transparentes y arenas blancas parecen sacadas de un sueño. Allí, no dejes de ir a playa Tortuga, llamada así por la cantidad de estos animalitos que la visitan y uno de los lugares más hermosos del planeta. 

Isla de Guilligan, Guánica: su nombre correcto es Cayo Aurora y queda a cinco minutos en bote de la costa de Guánica (al sur de la isla). Ideal para recorrer sus alrededores con equipo de esnórquel o en kayak, este es un paraíso con espacio para hacer barbacoa, merenderos y baños.

Si eres huésped de Copamarina Beach Resort, el bote del hotel te lleva y te recoge, o puedes tomar uno desde el muelle San Jacinto, cerca de la hospedería.

Cayos Caracoles, Enrique y Mata La Gata, Lajas: los cayos cercanos a la costa de Lajas, al suroeste de la isla, son espectaculares. Ya sea en bote desde La Parguera o alquilando un servicio privado como el que brinda Papayo Divers (Facebook: Papayo Divers), puedes llegar fácilmente a estos cayitos, con caminos entre mangles que esperan ser descubiertos… Y ya que te hemos llevado hasta los cayos de Lajas, explora La Parguera, el área más representativa del pueblo, con restaurantes, tienditas y playas, que se luce con su bahía bioluminiscente, una de las pocas de su tipo en Puerto Rico y el mundo. 

Cabo Rojo 

A media hora de La Parguera encuentras este pueblo, que tiene como parada obligada las Salinas, parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre. De la producción de sal de esta área surgió la primera industria de las Antillas, ya que en 1511 los españoles comenzaron a comercializarla. La extracción ha continuado allí de manera ininterrumpida. 

En seguida encuentras una de las playas más visitadas, Playuela, conocida como Playa Sucia (nada que ver con su aspecto, que es todo un espectáculo). A su lado, elevado y hoy inoperante, hay un faro, que comenzó a ser utilizado en 1882, al que llegas luego de subir caminando una cuesta durante unos diez minutos. Una vez arriba, podrás también disfrutar la belleza de acantilados impresionantes.

Cerca de San Juan

Luego de esto, acércate a San Juan (a tres horas de Cabo Rojo) y haz una parada en Isla Verde, sector costero en Carolina. Si estás en las de seguir aventurando, atrévete a hacer kiteboarding, deporte de deslizamiento en el que una cometa tira de ti mientras vas parado en una tabla. 

Una empresa que ofrece clases es 15 Knots Kiteboarding School, ubicada en la marina y club de botes Cangrejos, en Piñones. No tienes que haberlo practicado, solo debes tener las ganas de pararte en la tabla y luchar contra la fuerza del viento, una actividad llena de adrenalina, perfecta para tu recorrido isleño.

San Juan

Una visita a Puerto Rico no está completa sin el Viejo San Juan, con su arquitectura del período colonial español y calles adoquinadas. La ciudad completa es hermosa, pero hay paradas obligadas, como el Castillo San Felipe del Morro y el Fuerte San Cristóbal, gigantes macizos que sirvieron como primer escudo contra invasores durante la época española.

Tómate unos días para conocer este tesoro del mundo, lleno de barras y restaurantes premiados, boutiques, tiendas, arte, naturaleza, música en cada esquina y cultura. Lo puedes hacer por tu cuenta o utilizando los servicios de guías especializados.

No es fácil definir a Puerto Rico, pese a su pequeño espacio geográfico, de una manera única… Puerto Rico es muchas cosas, así que te invitamos a disfrutarlo al máximo, pero, sobre todo, a tu ritmo. 

Puerto Rico sabe mejor 

En este archipiélago caribeño, las opciones culinarias son infinitas. Aquí, algunas sugerencias. 

Waikiki, Condado: con una vista espectacular hacia la costa, ofrece comida criolla e internacional, y se especializa en frutos del mar.

Placita de Santurce Boronía: de comida puertorriqueña con música en vivo todos los días.

Santaella: con mixólogos de primera categoría y platos puertorriqueños con un twist internacional.

Cocina Abierta, Condado

Restaurante y atelier de cocina que interpreta ideas gastronómicas de lugares diversos.

Carabalí Bar & Grill, Luquillo

Rincón de comida criolla con tema Western.


Cómo llegar
Desde Norte, Centro, Suramérica y el Caribe, Copa Airlines le ofrece catorce vuelos semanales desde y hacia San Juan (Puerto Rico), a través del Hub de las Américas, en Ciudad de Panamá.