Contáctanos

Ecología

Los ojos que me miran

El bosque húmedo tropical lluvioso pareciera una casa de fantasmas. Mientras tú caminas, cientos de ruidos tenues, agudos, fuertes o débiles se sienten a tu alrededor. Se necesita paciencia, quietud y un ojo avizor para detectar de repente, entre las hojas, esos ojos que te miran ocultos en sus trincheras. Cuando las miradas se encuentran, el expedicionario no puede dejar de lanzar una expresión triunfal, un ¡eureka!, mientras su cámara hace clic.

Texto y fotos: Javier A. Pinzón

En los bosques tropicales habita cerca del 40% de todas las especies vegetales y animales. No obstante, a diferencia de las grandes sabanas africanas que albergan a la megafauna, en los bosques tropicales habitan sobre todo criaturas de pequeño tamaño que se esconden entre la abundante vegetación.

Se estima que en una sola hectárea de bosque se pueden encontrar 42.000 especies de insectos y que en un solo árbol habitan más especies vivas que en todo un bosque de Canadá.

Más de la mitad de las especies de mamíferos son murciélagos y la mayoría de los restantes son trepadores. Y aunque en el bosque habitan más de 2.500 especies de aves y algunas son de gran tamaño, como tucanes, pavas y águilas, miles de voladores de insólitas formas y colores se esconden entre las ramas, mientras cientos de especies de mariposas intentan mimetizarse entre las flores.

Ranas

En los bosques tropicales hay más de 4.500 especies de ranas registradas, que es el grupo de vertebrados más diverso. El único lugar del mundo donde no hay ranas es la Antártica.

Rana arlequín

Las ranas arlequín aún son utilizadas por grupos indígenas como fuente de sustancias tóxicas para poner en sus flechas de caza.

Tigrillo

En la noche, los tigrillos salen en busca de alimento. Son los depredadores del bosque, pero han sido muy afectados por la destrucción de su hábitat y la caza. Se estima que en las selvas maduras hay alrededor de cinco tigrillos por cada cien kilómetros.

Perezoso

No es un oso, solo un perezoso. Es tan lento y pasa tanto tiempo colgando de los árboles, que vive en simbiosis con un alga que habita su pelaje, en el cual también pueden vivir varias especies de insectos y hongos. El alga da un color verdoso a su pelaje, lo que le ayuda a camuflarse de sus depredadores, como el águila.

Danta o tapir

Aunque las dantas o tapires pesan más de 150 kilos son unos de los animales más difíciles de ver. Usualmente viven alrededor de ríos o lagunas, comen frutos y semillas que dispersan y, además, al digerirlas aumentan su probabilidad de germinar.

Tucán

Hay unos 2.500 tipos de aves en la selva. Una de estas es el majestuoso tucán pico arcoíris, que anda en pequeños grupos de seis a doce individuos y se moviliza dando saltos por las ramas, debido a que no es un volador muy eficiente.

Trogón

El trogón es uno de los pájaros más bonitos de los bosques tropicales. En el neotrópico hay unas 24 especies. Estas aves usan los nidos de termitas para poner sus huevos, que son de color pastel.

Arañas

Las telarañas hacen que caminar por el bosque sea todo un reto. Gracias a unos pequeños pelos y un revestimiento químico en las patas, las arañas son las únicas que no se quedan pegadas y por eso siempre están listas para atrapar su alimento.

Mono cariblanco

Cuando las ramas de los árboles se mueven bruscamente es probable que un grupo de monos cariblancos esté sobre el dosel. Estos monos suelen andar en grupos familiares de unos veinte individuos y son tan inteligentes que pueden crear y usar herramientas como defensa o para obtener alimento.

Mono tití

Los monos tití son los más pequeños de su grupo, pues miden unos escasos treinta centímetros. Su cola suele ser tan larga como su cuerpo. A diferencia de los demás monos, su dedo pulgar no es oponible. Las poblaciones de estos monos han sufrido debido a que son destinados a mascotas, de manera ilegal y no sobreviven a ello.

Mariposas

Las mariposas danzan en el aire con sus miles de colores. Algunas, al sentirse amenazadas, cierran sus alas para confundir a sus enemigos, como este hermoso ejemplar de mariposa, llamada comúnmente mariposa búho, por la gran mancha en la parte posterior de las alas, que parecen ojos.

Iguanas

De un verde intenso cuando jóvenes, se van opacando a medida que crecen. Son unas maestras del mimetismo, ya que su color les permite confundirse perfectamente con la vegetación que hay en su entorno.

Agutí

Conocido en Centroamérica como ñeque, es un pequeño roedor que deambula por los bosques, comiendo y sepultando semillas para luego alimentarse de ellas, pero muchas quedan olvidadas, lo cual permite que germinen. Por este motivo el ñeque es llamado el jardinero del bosque.

Grillo (insectos)

Hay millones de insectos que nos observan desde cada rincón de la selva. Un ejemplo es el grillo verdiamarillo, que tiene en las patas una estructura membranosa que usa para percibir los sonidos de compañeros de la misma especie y así poder comunicarse.

Jaguar

Este felino, el más grande de América, merodea la selva en busca de comida. él necesita grandes extensiones de bosque y, debido a la tala indiscriminada, se encuentra catalogado como especie casi amenazada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Serpientes

Hay serpientes de todos los tamaños y formas que prosperan en la húmeda y cálida selva tropical. Cuelgan de las ramas, se deslizan por el suelo o nadan en el agua.

Lagartijas

Hay muchas especies de lagartijas en el bosque, pero una en especial llama la atención: la lagartija Jesús, llamada así porque es capaz de correr sobre la superficie del agua debido al impulso que toma al huir de un depredador.

Cocodrilos

Con más de doscientos millones de años sobre la Tierra, el cocodrilo ha evolucionado hasta ser un perfecto depredador. Posee una de las mandíbulas más poderosa del reino animal y puede llegar a medir hasta seis metros. Lo podemos encontrar merodeando por ríos y lagos, su hábitat natural.

águilas

Cazadores de los bosques, poseen una fuerza y vista increíbles, además de un pico curvo y unas garras afiladas para poder capturar a sus presas. El águila más grande del hemisferio norte es el águila arpía.

Cigarra

Siempre se escucha pero casi nunca se ve. Este insecto, de unos 15 a 65 milímetros de largo, produce sonidos ensordecedores en busca de su pareja que pueden llegar a más de kilómetro y medio de distancia.