Contáctanos

Reportaje

Los imperdibles de la escena latinoamericana

Como todos los años, la entrega de la lista de los cincuenta mejores restaurantes de Latinoamérica señaló las estrellas más brillantes en el firmamento culinario de la región, para que gastrónomos, consagrados o legos ajusten sus astrolabios y no pierdan el rumbo en su eterna búsqueda del bocado perfecto. Este año, sin embargo, más que destacar un momento fijo en el devenir gastronómico latinoamericano, los organizadores han querido hacer una retrospectiva de la última década. Panorama de las Américas se complace en unirse a esta celebración latinoamericana, destacando algunos hitos de la selección. Tome nota y, si puede, no deje de visitarlos y degustar su propuesta.

Central, el mejor de los mejores

La pareja conformada por los chefs Virgilio Martínez y Pía León invoca fuegos y ejecuta sortilegios con sus cucharones en la cocina de este restaurante, ubicado en el 301 de la avenida Pedro de Osma, en la capital peruana. Tras su designación como el mejor de la región durante la última década, hay un reconocimiento al esfuerzo por redescubrir, poner en valor y fusionar sabores y texturas de distintas culturas, tiempos y espacios. El hecho de que, junto a Central, entre los cinco punteros del listado haya otros dos restaurantes peruanos (Maido y Gastón & Astrid) no hace más que avalar la investidura de Lima como ciudad ya no solo de reyes, sino de chefs. 

 

Maito, campeón de los pequeños

La lista de los cincuenta mejores restaurantes conformaría un club exclusivo para los grandes países latinoamericanos si no fuera porque Panamá logra meter en el listado a este restaurante. Desde su local, en la calle 50 del evocativo barrio panameño de Coco del Mar, el chef Mario Castrellón se tutea con sus colegas de Ciudad de México y las grandes capitales suramericanas, defendiendo los colores con su genio e inventiva, y reafirmando el papel de Ciudad de Panamá como foro de encuentro cultural y gastronómico de primera categoría del continente. 

 

Anafe, las maravillosas cosas por venir (por no hablar de las que ya están aquí)

American Express otorgó su premio One to Watch a este restaurante, que encanta a porteños y visitantes en el barrio bonaerense de Colegiales. Importante logro, siendo que sus chefs, Micaela Najmanovich y Nicolás Arcucci, abrieron su nuevo local casi en las vísperas del gran cierre pandémico global. La combinación de tendencias judeo-orientales, por un lado, y mediterráneas, por el otro, logran un equilibrio exquisito, que, como demostraron los votantes de los cincuenta, promete muchas cosas buenas en el futuro.

 

Celele o el valor del ritual gastronómico

Los menús de degustación no son nuevos entre los restauradores, pero los de Celele han mojado ríos de tinta en periódicos y revistas, tanto en Cartagena (Colombia), donde se domicilia su comedor a cargo de los chefs Jaime Rodríguez y Sebastián Pinzón, como a lo largo del continente. Su oferta se balancea entre sabores del Caribe, los Andes y los llanos, en medio de un servicio único, que te hace consciente del legado cultural tras cada plato. Por ello y mucho más, Celele recibió el premio Gin Mare al Arte de la hospitalidad. 

 

Máximo Bistrot, porque reinventarse requiere osadía

Si hay alguien que sabe cómo recomenzar es el chef Eduardo García. Luego de vivir la mayor parte de su vida en Estados Unidos, como ilegal, fue encarcelado y deportado a México. Llegó sin nada y comenzó a construir un pequeño imperio restaurantero del que Máximo Bistrot es la capital. La pandemia lo puso frente al reto de convertir su restaurante, íntimo y pequeño, en un espacio más amplio, abierto y seguro, para beneficio de su personal y clientela. Por esta razón, sus pares de Latinoamérica le otorgaron el galardón Estrella Damm Chefs’ Choice Award – Best Reinvention. 

Corrutela, porque si es sustentable y local, sabe mejor

La meta que se ha impuesto el chef César Costa no es sencilla: reducir al mínimo la huella de carbono de su restaurante en el medio ambiente y la comunidad. Para ello, realiza tareas que van desde tener paneles solares hasta moler su propia harina, pasando por obtener la mayoría, si no toda, su materia prima de productores cercanos a São Paulo o, al menos, del Brasil. Gracias a este esfuerzo, obtuvo el premio Flor de Caña al Restaurante más sustentable.

Estos son restaurantes que, por diversas razones, han destacado en la lista de los cincuenta mejores: pasado y futuro; pero hay más, naturalmente, y cada uno ofrece una experiencia fuera de serie para su paladar. Revise la lista completa en https://www.theworlds50best.com/latinamerica/en/. Si vive cerca de alguno de ellos, no dude en visitarlo, y si no, conviértalos en una buena excusa para volver a viajar a su destino favorito.

Advertisement Enter ad code here