Contáctanos

Destino Estados Unidos

Las Vegas: mil y un espectáculos

Uno de los atractivos más interesantes de la legendaria “Ciudad del Pecado” es su desbordante oferta de shows musicales, teatrales y circenses que copan la agenda de actividades turísticas. Acompáñenos en este recorrido por algunos de los espectáculos imprescindibles que están en cartelera.

Por Roberto Quintero
Fotos: Cortesía

Las Vegas es como un gran parque de diversiones para adultos. Su fama mundial se evidencia en el picaresco mote de “Ciudad del Pecado” y su idealización como el lugar perfecto para portarse mal, idea que se remonta a su origen, en los años 30, cuando su único atractivo eran los casinos, los juegos de apuestas, el alcohol y la prostitución. Pero hoy este destino turístico es mucho más que farra y excesos, y ofrece una amplia gama de opciones para divertirse en familia, en pareja o con amigos. De hecho, una de sus ofertas más interesantes hoy son los espectáculos musicales, teatrales y circenses que copan la agenda de actividades recreativas en Las Vegas, desde su irrupción en los años 50.

Uno podría volverse loco escogiendo entre las mil y una opciones en cartelera. Por eso, nos fuimos a dar una vuelta por el mítico Boulevard Las Vegas, mejor conocido como The Strip, para ver qué se estaba presentando, escoger las mejores opciones y ofrecerle algunas sugerencias. He aquí nuestra selección.

Jubilee

Decidimos iniciar el recorrido viendo Jubilee en el hotel Bally’s Las Vegas, por razones históricas. Primero porque permite ver en escena un género teatral que tuvo su época dorada entre 1920 y 1940; y aunque aún no ha desaparecido, su popularidad ha mermado y se concentra en Estados Unidos, Argentina, México, Brasil y Cuba, además de Inglaterra y Francia. Se trata de la revista, un subgénero de la comedia que combina música, baile y breves escenas teatrales, nutriéndose de estilos que lo precedieron, como el burlesque y el vodevil. Y por otro lado, quisimos ver Jubilee primero porque se trata de un clásico: es el único show que aún conserva la esencia de cómo fueron los primeros espectáculos de Las Vegas.

Estrenado en agosto de 1981, hoy es el show con mayor permanencia en cartelera. Tiene 85 bailarines y cantantes que, en siete actos completos, interpretan algunos números musicales que ya no se ven en ningún otro escenario del mundo, como “El hundimiento del Titanic” y “La destrucción del templo por Sansón”, además de algunos números especiales de acrobacia. Las coristas ataviadas con sus vestuarios de brillos y plumas, que en algunas escenas salen a bailar semidesnudas (topless), son un ícono del viejo Vegas. Si bien la puesta en escena es clásica, sigue sorprendiendo por su impecable producción. Pero al margen de las referencias históricas, Jubilee es un show muy entretenido que no tiene desperdicio. Fue una buena decisión arrancar por aquí y sumergirnos en el pasado.

Vegas! The Show

Y hablando de revisar la historia, Vegas! The Show le permitirá entender cómo este destino turístico se convirtió en lo que es hoy: la gran capital del entretenimiento con los mejores espectáculos en Estados Unidos. Con sus canciones, bailes y divertidas actuaciones, el público tiene la oportunidad de revivir algunos de los grandes momentos de la Ciudad del Pecado, protagonizados por los artistas más influyentes que han pasado por ahí: The Rat Pack (Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr.), Elvis Presley, Sonny & Cher y Elton John, por mencionar unos cuantos.

El show es altamente recomendable. Maneja un humor finísimo y elegante, con números sencillos pero muy graciosos, a cargo de intérpretes con un tiempo cómico envidiable. Hay un sketch de comedia física (slapstick comedy), a cargo del personaje conocido como Profesor Wacko, que es alucinante. Estos elementos lo convierten en un espectáculo ideal para toda la familia o bien una salida en pareja. Ahora bien, la parte musical es la más sorprendente. La orquesta que interpreta las piezas se llama Santa Fe and The Fat City Horns, y sin duda se roba el show. Y el elenco cuenta con unas voces de lujo. Escogido como “El mejor show en Las Vegas” en los premios del afamado sitio web Broadway World!, le recomiendo que no se lo pierda. Se presenta en el Saxe Theater del hotel Planet Hollywood.

Jersey Boys

Se trata de una de las obras de teatro musical más exitosas de los últimos años. Se estrenó en Broadway en 2005 y al año siguiente arrasó en los premios Tony ‚Äïmáximo galardón de la escena teatral neoyorquina‚Äï, para luego recorrer Estados Unidos en una gran gira nacional. En 2008 aterrizó en Londres, Toronto y Las Vegas, convirtiéndose al mismo tiempo en un hit internacional y uno de los grandes éxitos de taquilla en The Strip. Ahora se presenta en el Theatre Des Arts del hotel Paris Las Vegas. Con toda esta información a mano, sabía que no me la podía perder y debía comprar mi entrada con suficiente anticipación. Y así lo hice

Basada en hechos de la vida real, cuenta la formación, ascenso a la gloria y separación de la banda de rock & roll estadounidense The Four Seasons, uno de los fenómenos musicales más importantes de los años 60 después de The Beatles. La banda fue famosa por éxitos musicales como “Big Girls Don’t Cry”, “Sherry” y “Can’t Take My Eyes Off You”, entre muchos otros. Pese a que está compuesta de canciones muy populares dentro del público anglosajón, el éxito de la obra no recae únicamente en ello, pues tiene, además, un guión muy sólido que por momentos coquetea con el género documental, recurso que le aporta peso a la trama. La obra está dividida en cuatro actos, haciendo un paralelismo con las estaciones del año a las que refiere el nombre de la banda y cada acto es narrado por un miembro distinto de la agrupación. De esta forma, el punto de vista cambia conforme vamos descubriendo los hechos, lo cual le da mucho dinamismo y giros narrativos muy interesantes. Y bueno, como debe ser en estas ligas, el montaje es impecable, ¡la iluminación es preciosa! y, el elenco, muy talentoso. Se merece cada premio que ha ganado.

Cirque du Soleil: Kà

Si hay algo imposible es hacer una reseña objetiva de un espectáculo del Cirque du Soleil. El nombre de esta empresa canadiense de entretenimiento, con sede en Québec, se ha convertido en sinónimo de perfección. También en una marca asociada a Las Vegas, destino donde tienen ocho espectáculos residentes. Y esto es un dolor de cabeza para este servidor, que pretende lo imposible: verlos todos en un viaje. Mato por ver Michael Jackson ONE y Zumanity, por ejemplo, pero estas visitas a Sin City siempre son cortas y con agenda apretada. Siendo positivo, estos pendientes se convertirán en la mejor excusa para volver.

En esta vuelta vimos una para reseñar: , que se presenta desde 2004 en el hotel MGM Grand Las Vegas. Por los recursos tecnológicos creados especialmente para montar esta obra de arte (de entrada sepa que el teatro fue creado específicamente para albergar el show), estamos hablando de un espectáculo sin precedentes. Yo preferiría describirlo como un sueño: durante los noventa minutos que duró tuve la impresión de estar soñando despierto. Gran parte de esta sensación se debe a que toda la acción ocurre en el aire. En no hay escenario, los acróbatas despliegan su arte y talento flotando en el vacío. Para cada escena, este enorme espacio escénico se va configurando gracias a un complejo sistema de elevadores y plataformas que suben, bajan y a veces giran sobre su propio eje. ¡Es alucinante!

La tecnología de vanguardia se combina con actuaciones acrobáticas, la acción de las artes marciales, innovaciones en materia de títeres y proyecciones multimedia, para contar la historia épica de los gemelos imperiales, separados a la fuerza por una invasión de arqueros y obligados a emprender un peligroso viaje para cumplir su destino. La trama no es precisamente el fuerte del Cirque du Soleil, y por momentos se diluye la travesía entre tanto acróbata talentoso y sorprendentes efectos especiales. Pero como en todo buen sueño, la historia puede irse por donde quiera, porque la experiencia es sencillamente increíble.

Absinthe

¡Creo que es el show en vivo más políticamente incorrecto que he visto en mi vida! Aunque debo repensar bien esta afirmación para no caer en una exageración, ya que la incorrección política es una de mis debilidades. Lo que sin duda habla aún mejor de la genialidad de Absinthe, un espectáculo que es al mismo tiempo íntimo y volátil. Al mejor estilo burlesque presenta sorprendentes números de circo, acrobacia y cabaret, mezclados con un humor lascivo no apto para chicos ni adultos conservadores.

Jamás pensé que dentro de esa pequeña carpa de circo roja y blanca, apostada en los predios del hotel Caesars Palace, encontraría un universo tan fascinante. Ni bien entras eres capturado por la magia del lugar, ambientado muy teatralmente con espejos, cristales de colores, artículos antiguos y sillas de lo más extravagantes (como una bañera cortada por la mitad que funge como sofá). Yo compré la entrada más barata y me tocó sentarme en un gran trono hecho de madera ubicado en la última fila, ¡imagínense! Lo cual no es problema, porque la tienda es pequeña y el escenario es circular, así que desde cualquier localidad se aprecia una vista perfecta. De hecho, la acción ocurre a escasos metros del público, brindando al espectador esa maravillosa sensación de ser parte del show.

Más allá del increíble desempeño de los artistas y acróbatas, y la calidad de los números que ejecutan, el gran acierto de Absinthe es su presentador: The Gazillionaire, personaje interpretado magistralmente por Voki Kalfayan, actor y ex clown del Circo del Sol, y su graciosa asistente Penny Pibbets, a cargo de la intérprete Anais Thomassian. Juntos forman una dupla afilada y explosiva, logrando que el espectáculo sea pura dinamita. No en vano ha sido catalogado por el periódico Las Vegas Sun como “el espectáculo más ingenioso y atrevido que se ha estrenado en The Strip en años”. Nombrado además el “Mejor nuevo show” en The Strip por las revistas semanales Vegas Seven y Las Vegas Weekly. Y como si fuera poco, el periodista Paul Carr, del The Huffington Post, afirmó en su reseña: “Si solo pudiese ver un show toda mi vida, me gustaría que fuese este”. Solo cabe agregar que Absinthe fue el espectáculo que más disfruté. Fue una linda forma de darle cierre a este viaje por la entretenida noche de Las Vegas.

 


* Este reportaje se realizó con el apoyo de Caesars Entertainment.

* Nos hospedamos por cortesía de los hoteles Bally’s Las Vegas y Caesars Palace.