Contáctanos

Notas

La gran sequía maya

La civilización maya tuvo su apogeo hacia el año 250 d.C. en la Península de Yucatán, pero sus grandes ciudades de compleja arquitectura, llenas de arte y desarrollo intelectual, quedaron abandonadas hace cerca de mil años y sus poblaciones fueron casi extintas. Hasta la fecha se ha especulado que una fuerte sequía pudo haber ocasionado el colapso, pero un reciente estudio, publicado en la revista Science, cuantificó por primera vez los cambios de precipitación durante ese periodo de tiempo. El grupo de investigadores, liderado por Nicholas Evans, de la Universidad de Cambridge, utilizó una nueva técnica para analizar los isótopos de agua atrapada en el yeso del lago Chichankanab.

El yeso es un mineral que se forma al bajar el nivel de agua en los lagos durante las sequías y las moléculas de agua que quedan atrapadas allí tienen los isótopos de oxígeno e hidrógeno necesarios para medir la cantidad de agua presente en ese momento. Los investigadores hicieron un modelo de las condiciones hidrogeológicas y encontraron que la precipitación anual durante aquella época se redujo del 41 al 54%, con periodos hasta con el 70% menos de precipitación, lo que habría afectado a la agricultura y, a la postre, ocasionado el fin de la civilización.

Advertisement Enter ad code here