Contáctanos

Notas

Humanos y primates

Los humanos y los grandes simios, como los chimpancés, compartimos el 98.77% del ADN, sin embargo tenemos grandes diferencias. Un reciente estudio publicado en la revista científica Journal of Anthropological Research discutió qué es lo que nos hace diferentes, qué tenemos en común y por qué es tan importante. Según el estudio, escrito por Agustín Fuentes, de la Universidad de Notre Dame, la línea de descendencia humana sufrió cambios importantes durante el Pleistoceno, hace unos dos millones de años, lo que conllevó a la creación de su propio “nicho”, donde el humano logró dominar el fuego, domesticar animales, crear herramientas, enseñar y aprender, teniendo así la habilidad única y distintiva de cambiar drásticamente su ambiente, otros animales y a sí mismo. Según Fuentes, la cooperación creativa, la habilidad para comunicarnos y colaborar hizo posible que inventáramos la tecnología, la economía, las grandes sociedades, así como las creencias religiosas, la ética y el arte. Estas mismas habilidades que nos definen como humanos son las que hemos utilizado para matarnos entre nosotros y devastar el planeta, y son precisamente las que deberíamos usar para asegurar nuestra sostenibilidad y la de nuestro entorno.