Contáctanos

Destino Estados Unidos

Fort Lauderdale: canales, yates y celebración

Fort Lauderdale, radiante ciudad con un excelente clima tropical, está enclavada en el soleado sur de Florida, ancla favorita de yates de recreo. La ciudad, tercer puerto de cruceros más transitado del país, expande sus sombrillas de bienvenida a las playas y al comercio del condado de Broward.

Por: Gloria Shanahan
Fotos: Edgar Cadena

 

La ciudad parece flotar sobre las aguas marinas. Sus innumerables canales, cruzados por pintorescos puentes, serpentean por la ciudad, sirviendo como insuperable medio de comunicación o de placer. No, no es Venecia; tampoco ámsterdam: es Fort Lauderdale, la radiante ciudad floridana. Pero Fort Lauderdale tiene una ventaja fundamental sobre sus congéneres europeas: un excelente clima tropical. Está enclavada en el soleado sur, ancla favorita de yates de recreo. La ciudad expande sus sombrillas de bienvenida a las playas y al comercio del condado de Broward.

Además de sus playas, sus tiendas y su cultura, Fort Lauderdale es, ante todo, el eje de la actividad marítima del sector, con una importante industria de manufactura, mantenimiento y venta de botes. Como si fuera poco, es la sede del tercer puerto de cruceros más transitado de Estados Unidos. Es hogar de artistas, innovadores y espíritus aventureros que saben que los canales son la llave para encontrar en una esquina una mansión ultramoderna y en la otra probablemente una casa de comienzos del siglo XX con un auto de la misma época.

La llegada del nuevo vuelo de Copa Airlines al área de Hollywood-Fort Lauderdale es la excusa perfecta para conocer el área metropolitana de esta ciudad, también conocida como la “Venecia de América”.

A pesar de su reciente evolución exponencial, el área conserva un ambiente relajado: aquí conviven entreveradas poblaciones ávidas de progreso al lado de pequeñas comunidades tradicionales que mantienen su ritmo pausado y miran con curiosidad el insolente crecimiento de las zonas vecinas. Para los visitantes esta es una amalgama perfecta, pues mientras localidades como Deerfield Beach se obsesionan con la protección de los nidos de tortugas y el comercio se adapta a la reducida iluminación y otras medidas de resguardo, Hollywood patrocina a los adoradores del sol con un malecón incomparable a mitad de camino entre aromáticos restaurantes y el rizado océano.

Los amantes de la vida nocturna encuentran en el Broward Center for the Performing Arts las más recientes producciones de Broadway y en el Gulfstream Park Racetrack and Casino, bares, compras y las emociones de las fortunas de las apuestas y el azar.

Para los no iniciados, este abrebocas ofrece lo básico de un primer recorrido por el área.

Hollywood: malecón, bicicletas y arte

Al pensar en Hollywood inmediatamente viene a la mente un amplio malecón en adoquines y una playa a la que no es necesario llevar sillas ni sombrillas, porque la ciudad las ofrece por una tarifa diaria. Con suficiente espacio para compartir, cómodos senderos tanto para peatones como deportistas, el malecón ofrece sitio suficiente para bicicletas que acomodan varios pasajeros, triciclos con curiosos diseños y resolutos caminantes y deportistas que aprovechan un ambiente con el cual es difícil competir.

Pero el corazón tradicional de la ciudad está del otro lado del Intracostal (canal intracostero), de manera que un servicio de trolley (un dólar por cada recorrido) lo puede llevar al área del centro, la zona de comercio y restaurantes y la plaza de las artes en Young Circle. En esta última hay cientos de restaurantes, bares y otros establecimientos como Hollywood Hot Glass, un taller de soplado de vidrio que tiene la fábrica a la vista, donde ofrece demostraciones de las técnicas de vidriado. Brenna Baker, la artista, estudió en Nueva York y luego estuvo entre los maestros italianos de Murano, de manera que trajo consigo la pasión y la destreza.

Hallandale y Davie: ¡caballos!

En Hallandale los enamorados de las compras se juntan con los amantes de la hípica. Gulfstream Park Racetrack and Casino es al tiempo un centro de compras, casino y espléndido hipódromo. Para las compras, The Village at Gulfstream Park ofrece una colección de boutiques de moda, tiendas de accesorios, restaurantes exclusivos, con cafés al aire libre y discotecas. Al lado, el Casino de Gulfstream Park con sus máquinas de apuestas, póker y toda la acción de casino que pueda manejar, repartidas en dos plantas. El cielo para los amantes de las apuestas. Y ahí mismo, el hipódromo. Desde 1939, Gulfstream Park ha sido un lugar importante para la hípica estadounidense. Algunos de los principales pura sangre pasan por este centro hípico con sus ojos puestos en la Triple Corona de gloria.

La cercana población de Davie mantiene una reputación de aldea Western. Cuenta con una importante población propietaria de caballos y hasta hace poco poseía importantes ranchos ganaderos. Vaqueros del siglo XXI cabalgan por las calles secundarias y muchas casas tienen caballerizas. En Davie se realiza el festival anual Davie Chili Cook Off con demostraciones de destreza ecuestre. Además de música folclórica, botas, jeans y camisas de cuadros, el atractivo principal es la competencia de distintas recetas para preparar el “chili” o potaje de frijoles con chile.

Sawgrass: naturaleza y compras

Si busca una aventura subtropical en el sur de Florida, asegúrese de incluir un día o una tarde visitando alguna porción de los Everglades, región natural de humedales tropicales que ocupa prácticamente todo el sur de Florida. Este sistema hídrico único comienza cerca de Orlando con el río Kissimmee, que vierte en el lago Okeechobee. El agua que sale del lago forma un río lento de 97 kilómetros de ancho y más de 160 kilómetros de largo, que fluye hacia el sur, al mar.

Entre las varias empresas dedicadas a la exploración turística de este ecosistema se encuentra el Sawgrass Recreation Park. A escasos treinta minutos de Fort Lauderdale, ofrece un mini-zoológico y giras en botes aerodeslizadores. Las giras incluyen interesantes vistas panorámicas desde embarcaciones y explicaciones del ecosistema. Esta es la antítesis de las compras y le permite conocer las especies nativas de Florida: pantera negra, aves y cocodrilos. El paseo por el río de hierba es una de las mejores experiencias que ofrece Florida.

 

Pero si lo que quiere es comprar, Sawgrass Mills, en Sunrise, al oeste de Fort Lauderdale, es el centro comercial de descuento (outlet) más grande del país… y las rebajas abundan. Con más de 200.000 metros cuadrados de área, se precia también de ser el segundo más grande en Florida y el séptimo más grande en Estados Unidos. Abrió sus puertas en 1990 y desde entonces ha sido ampliado cuatro veces. Asegúrese de estar en buena forma física antes de aventurarse a ir de compras, pues hay más de trescientos tiendas de descuento de marcas prestigiosas.

Pompano Beach: faro y helado

Pompano Beach, al norte de Fort Lauderdale, adelanta un completo proceso de reurbanización para revitalizar su playa y centro histórico. Es una pintoresca población, con remanentes de la arquitectura y tranquilidad de los años 50. Su faro, en la ensenada de Hillsboro y aún en operación, armoniza con el entorno. En esta zona de aguas bastante transitada, el faro es uno de los más luminosos; su haz se puede observar a unos cincuenta kilómetros de distancia. Incluso tiene su propia estampilla, emitida en 2003.

Cuando se visita esta zona hay que hacer escala obligada en la heladería Jaxson’s. Decorada como una feria de diversiones de pueblo tradicional, durante más de cincuenta años ha sido el lugar preferido de los locales (y de muchos que viajan hasta aquí debido a su fama). Entre la variedad de su oferta hay un helado para grupo, servido en un platero como de cocina metáfora del dicho local: “Le tiraron todo, hasta el platero”.

Pompano Beach tiene varios eventos anuales como el Festival de Mariscos, el Festival de San Patricio, el festival italiano de San Coleman, el Desfile de Botes, el Desfile de Villancicos y el Mercado Náutico de las Pulgas.

Deerfield Beach: surf, tortugas y café 24 horas

Es el sitio adecuado para experimentar las playas del sur de Florida sin encontrar grandes multitudes. Las políticas de conservación de la playa, su servicio de seguridad, la información pública y la conservación del hábitat le han merecido varios premios. También se encuentran aquí atractivas tiendas y restaurantes.

En Deerfield Beach, llamada así por los numerosos ciervos que una vez habitaron la zona, se encuentra el Deerfield Beach Arboretum, también conocido como el zoológico de árboles. Es un jardín botánico con más de doscientos especies de árboles y palmeras de todo el mundo, y alrededor de cincuenta especies de árboles florales.

Debido a las ensenadas de Boca y Hillsboro que la rodean al norte y al sur, el mar aquí tiene un oleaje más alegre. El muelle está recién reconstruido y es un mini-mundo con cursos de pesca para interesados, alquiler de equipo y venta de carnada. Además, tiene el único café del área que permanece abierto 24 horas. En las poblaciones pequeñas este es un dato útil; una vez cierran los restaurantes, la única otra opción son los bares.

La zona ha visto una transformación y modernización de sus servicios, mientras mantiene el espíritu acogedor de las poblaciones pequeñas y ofrece servicio de silla de ruedas para el mar, con operador incorporado, si los interesados llaman a la ciudad con antelación y reservan el servicio gratuito. Sus celebraciones son muy patriotas. Las festividades más importantes son un fin de semana en febrero en homenaje a los fundadores y el 4 de julio, cuando se conmemora la independencia, con un espectáculo pirotécnico que atrae gente de varios kilómetros a la redonda.

Fort Lauderdale: caleidoscopio de culturas

Fort Lauderdale es la coqueta de la cuadra. Desde hace años lucha por emerger como un destino tropical elegante, lo cual la ha convertido en un destino atractivo. Visitar esta ciudad costera surcada por canales es vivir una sugestiva encrucijada. Mientras por aquí se encuentran rastros de la población de antaño tranquila y adormilada, por allí despuntan un par de infiltrados bares bulliciosos. Y la cara de esta creciente ciudad es su playa, así que como toda coqueta que se respete la ciudad ha invertido millones para hacerla más hermosa.

Aunque para todos hay un trozo de esta ciudad, frecuentemente los visitantes se alejan de la playa para recorrer su atractivo sistema de canales, su panorama internacional de yates o sus flamantes hoteles y restaurantes de primer nivel. Y ahí mismo, en Port Everglades también encuentran uno de los puertos más activos de cruceros, con mega-buques saliendo a diario para el Caribe, México y demás destinos.

El Broward Center for the Performing Arts, centro de artes escénicas local, es el ancla y punto de partida de la zona de arte y entretenimiento de Riverwalk, en el corazón de la ciudad, que se une a la playa vía Las Olas Boulevard, la calle más conocida por sus restaurantes y comercio. Las obras más cotizadas de Broadway llegan a este establecido centro. Recientemente el cotizado musical Book of Mormon tuvo lleno completo cada día de presentación. A su alrededor, como sucede con las demás obras, restaurantes, galerías y bares complementan la entretenida experiencia.

Quizás una de las formas más interesantes y divertidas de conocer o viajar por la ciudad es el taxi acuático. Es posible comprar trayectos individuales para ir de la playa a los restaurantes o al centro histórico, pero lo ideal es adquirir el pase del día o de la noche y deleitarse con una degustación de entretenimiento y “bar hopping” que incluya sol, deporte, compras y arte, todo sin preocuparse del tráfico ni los estacionamientos. Durante los recorridos entre una estación y la siguiente se atisban barrios antiguos, edificios ultramodernos en vidrio, mansiones y yates alegremente asignados a las personalidades del área vía las ‘libertades literarias’ de los narradores de la ruta.

Independientemente de lo que su espíritu aventurero le pida, una escala no muy conocida entre los visitantes, pero que le complacerá haber encontrado es el Museo del Descubrimiento y la Ciencia (Museum of Discovery and Science). Bien sea que vaya con la excusa de entretener a los hijos o que lo haga porque es perfecto para un día de lluvia, este lugar es excepcional, interactivo y puede estar todo un día sin darse cuenta a qué horas pasó el tiempo jugando y aprendiendo. Desde la entrada donde hay uno de los tres relojes de gravedad del mundo (los otros están en México y Japón), pasando por el simulador de vuelo, las nutrias y las burbujas gigantes, la exhibición del momento es Goose Bumps, una explicación científica y divertida de los miedos y las fobias.

El cierre de la jornada es una película en el teatro 3D-IMAX con pantalla gigante; con cinco pisos de alto, es la más grande del sur de Florida. Y si aún le queda energía, al cruzar la calle se encuentra el Museo de Arte, hogar permanente de las obras del modernista William Glackens y las pinturas europeas del grupo Cobra, además de exhibiciones itinerantes de artistas latinoamericanos. El centro histórico conocido como Old Fort Lauderdale es una bonita esquina con viviendas construidas a comienzos de los 1900.

Mariposas en Coconut Creek

El Mundo de las Mariposas (Butterfly World) es una de las mayores exhibiciones de mariposas vivas en el mundo y jardín botánico de plantas que les sirven de alimento. Está localizado en Coconut Creek y cuenta con un aviario y un museo-insectario. Allí se exhiben especímenes montados de escarabajos, escorpiones, mariposas, polillas y otros insectos, incluyendo arañas, avispas, insectos palo y mantis. Adjunto, los visitantes pueden observar el laboratorio en donde las mariposas se crían y pueden ver las diversas etapas: huevos, orugas y pupas.

En el mismo complejo coexiste el aviario Paradise Adventure de la selva tropical, que incluye cascada, plantas tropicales, pájaros de vuelo libre y numerosas especies de mariposas. En el contorno se encuentra una de las colecciones de pasiflora (la enredadera que produce la granadilla) más grandes del mundo. Aquí tiene su sede la Sociedad Internacional de Pasiflora que busca fomentar la investigación y la información sobre la pasiflora, fuente de alimento de muchas mariposas.

 


La producción de este reportaje contó con la asistencia de los centros de visitantes de Fort Lauderdale, Pompano Beach, Hollywood, Deerfield Beach y las siguientes entidades: Marriott Pompano Beach Resort & Spa, Gulfstream Park Racetrack and Casino, Sawgrass Recreation Park, el centro comercial Sawgrass Mills, Butterfly World y Museum of Discovery and Science.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement Enter ad code here