Contáctanos

Destino Lima

Escala en Lima

He aquí una guía para realizar un rápido pero sustancial recorrido por Lima, incluyendo el bello barrio Miraflores (inmortalizado por Mario Vargas Llosa en algunas de sus novelas), el pintoresco y bohemio sector de Barranco, el turístico circuito de playas y, por supuesto, su rico filón histórico, con su particular sello colonial e indígena.

Texto y fotos: Javier Pinzón

Tengo un día para realizar un rápido pero esencial recorrido por Lima, una de las ciudades más grandes de Latinoamérica, cuya economía emergente se evidencia en cada esquina. Aprovecharé el día para pasear por los lugares más representativos de esta ciudad costera, puerta de entrada a los maravillosos tesoros de los Andes peruanos y su apasionante historia precolombina.

Miraflores

El nombre de esta área de la ciudad se debe a la cantidad de jardines floridos que rodean este turístico distrito, donde resaltan los lujosos apartamentos de balcones con vista al mar en medio de un paisaje desértico. La mayoría de turistas que visitan la capital peruana se hospedan aquí, pues encuentran grandes cadenas hoteleras, restaurantes y bares. Si está en Miraflores no deje de visitar el Parque del Amor, donde podrá leer poemas mientras observa el paisaje marino, y el Parque Kennedy, más conocido como el parque de los gatos porque allí habita casi un centenar de estos peludos que buscan el cariño de los visitantes.

Barranco

El distrito bohemio de la ciudad está salpicado de casitas artísticas y coloridas, bello mobiliario urbano, parques con esculturas, áreas de lectura y música de fondo. Allí queda el famoso Puentecito de los Suspiros, construido en 1876, fuente de inspiración para la famosa cantante peruana Chabuca Granda. Bajo el puente está la Bajada de los Baños; sendero rodeado de ficus y buganvillas rosadas que va desde la parte superior del barranco hasta la playa. En este pintoresco sector también puede visitar la iglesia La Ermita y la de la Santísima Cruz, en la plaza municipal.

Larcomar

Este centro comercial es fuera de lo común, pues se incrusta en uno de los acantilados de la abrupta geografía limeña. Un café, un helado artesanal o una causa (plato típico) saben mejor admirando esa impresionante vista del agitado océano Pacífico a ochenta metros de altura. En efecto, las terrazas fueron diseñadas para ofrecer las mejores panorámicas y así conectar el área urbana de la ciudad, enclavada en la parte superior de los acantilados, con las playas y las olas que yacen a sus pies.

Circuito de playas

La Lima histórica y la moderna se enlazan con el Circuito de Playas, que mide unos doce kilómetros de largo y bordea más de doce playas. La única vía que se encuentra bajo los barrancos limeños limita, por un lado, con las fuertes olas del océano que no luce tan pacífico y, por el otro, con los elevados acantilados sobre los que descansa la ciudad. Esta vía rápida fue trazada para comunicar los extremos de la ciudad, pero los estacionamientos, áreas verdes, sillas y playas la han convertido en un atractivo no solo para los limeños, sino también para el creciente número de turistas que visitan la ciudad. Estar acá abajo es como irse de la ciudad sin salir de ella. Hay playas para todo tipo de surfista, desde aprendices hasta los expertos.

Lima histórica

Además de playas, barrancos y jardines floridos, el fuerte de Lima es su complejo y rico pasado indígena y colonial. Aunque hay indicios de las grandes culturas indígenas por doquier, su look está dominado por la época colonial. No es en vano, pues Lima, fundada por Francisco Pizarro y conocida como “la Ciudad de los Reyes”, fue la capital del Virreinato del Perú y la ciudad más importante en América del Sur durante la colonia; tanto así, que la UNESCO declaró el centro histórico como Patrimonio de la Humanidad en 1991.

La Plaza Mayor

Esta imponente plaza invita a sentarse en cada una de sus esquinas y disfrutar de la vista de viejas fachadas que se remontan al tiempo de la fundación de la ciudad e imponentes edificios de arquitectura neo-barroca y balcones neocoloniales, que convierten esta plaza en un lugar ecléctico. En los lados oeste y sur de la plaza, uniformados de amarillo colonial, están el Palacio Municipal, el Club de la Unión, la sede de la revista Caretas y la entrada al Pasaje Olaya; al norte, el Palacio de Gobierno, al este, y también de amarillo, la Casa del Oidor, en compañía del Palacio Arzobispal y la Catedral.

La Catedral

La construcción de esta enorme, hermosa e imponente obra de arte comenzó en 1535. Las catorce capillas de roble recubiertas de oro algunas de ellas de roble panameño‚ que hay en su interior ya han sobrevivo a nueve terremotos. Su arquitectura combina a la perfección los estilos gótico tardío, renacentista, barroco y plateresco. El piso está cubierto por mosaicos y el techo se halla adornado con bóvedas góticas, que recrean un cielo estrellado. En una pequeña ala, adjunta a la iglesia, yacen los restos de Francisco Pizarro, fundador de Lima.

Plaza San Martín

Si en la Plaza Mayor predominaba el amarillo, en ésta predomina el blanco. Fue inaugurada hace poco menos de un siglo, durante la celebración del centenario de Perú. Su nombre, al igual que su estatua principal, hace honor al libertador José de San Martín. En la plaza se encuentran el Teatro Colón, el Club Nacional y uno de los hoteles más majestuosos de la ciudad: el Gran Hotel Bolívar, inaugurado en 1924 y declarado monumento nacional en 1972.

Circuito Mágico del Agua

El día en Lima termina con broche de oro en el Parque de la Reserva. Al caer el sol se ilumina el agua, que baila al ritmo de la música mezclando la realidad con la fantasía. Son trece fuentes de agua que cambian de color y de forma. Las favoritas son las interactivas, en donde chicos y grandes corren para jugar con el agua. Abierto de martes a domingo con espectáculos nocturnos a las 7:15, 8:15 y 9:15.

 


Datos útiles

Desde Norte, Centro, Suramérica y el Caribe, Copa Airlines ofrece cinco vuelos diarios a Lima los lunes, martes, miércoles y viernes, y cuatro vuelos diarios los jueves a través de su Hub de las Américas en Ciudad de Panamá.

Si en su viaje a Perú hace escala en Lima y desea conocer alguno de los múltiples destinos turísticos que ofrece el país, las agencias de viajes locales le ofrecen cómodos recorridos para que continúe su viaje.

No deje de disfrutar la extraordinaria gastronomía peruana en los excelentes restaurantes limeños, catalogados entre los mejores del mundo. Si este es su plan, reserve con anticipación.