Contáctanos

Vistas de Panama

Entre María Merced y el Diablo Mayor

La comunidad de Portobelo será sede, por noveno año consecutivo, del Festival de Diablos y Congos, actividad que muestra parte de la cultura afrocolonial de Panamá. En la cultura congo, el diablo es el patrón español, y los congos, el negro esclavo o cimarrón.

Por: Ana Benjamín
Fotos: Carlos Eduardo Gómez

El próximo sábado 14 de marzo es día de tambores y palenque en Portobelo, comunidad de la provincia panameña de Colón. Por noveno año consecutivo, en este pueblo de rica historia colonial ubicado en la costa norte del país centroamericano se realizará el Festival de Diablos y Congos, una actividad que se ha convertido en “el máximo evento con que cuenta la cultura afrocolonial panameña”, según sus organizadores: la Fundación Portobelo y el Grupo Realce Histórico.

Portobelo fue, durante la colonización española, el puerto de embarque hacia Europa del oro que los colonizadores le robaron a Suramérica. La ciudad fue famosa también por sus ferias, que duraban hasta cuarenta días, y por ser un punto de comercio negrero. Fue tanta la riqueza que por allí circuló que, desde el principio, fue una ciudad fortificada y asediada por piratas.

En el Festival de Diablos y Congos se hace una representación del antiguo “juego congo”, creado por los negros esclavos y cimarrones, quienes por medio del canto, el baile y la música mostraban su rebeldía contra el patrón o diablo español. En el juego existen diversos personajes (el Rey Juan de Dios, la Reina María Merced y el Pajarito, entre otros) además de los congos “plebeyos”, que se burlan, molestan y enfrentan al Diablo Mayor. Es, en síntesis, la representación de la lucha del bien contra el mal, en donde los buenos son los esclavos, y los malos, los colonizadores europeos.

Para la realización del evento, grupos de diablos y congos de Cativá, Palenque, Colón Centro, María Chiquita, Santa Rita, Garrote, Portobelo y Ganga Pip, entre otras comunidades, se preparan durante meses para la movilización y el vestuario que, en el caso de los diablos, incluye una máscara laboriosa y única. Rubén Medina, fabricante de máscaras, cuenta que el tiempo de confección depende del diseño y que una sola puede tomarle hasta tres semanas de trabajo.

El Festival es una buena oportunidad no solo para conocer la riqueza de la cultura congo en Panamá, sino también para dar un vistazo a las fortificaciones de Portobelo ‚Äïy digo “vistazo” porque ese día el pueblo se abarrota de manera extraordinaria‚Äï que, junto con las de San Lorenzo, son excelentes ejemplos de la arquitectura militar española de los siglos XVII y XVIII. De hecho, las fortificaciones de Portobelo y San Lorenzo fueron reconocidas como Patrimonio de la Humanidad en 1980 y en 2012 entraron en la lista de Patrimonio en Riesgo elaborada por la UNESCO, debido a su estado precario por falta de mantenimiento.

 


Recuadro

Puede combinar la visita a Portobelo para el Festival de Diablos y Congos con otras actividades que harán de su recorrido una experiencia más completa. El Parque Nacional Portobelo incluye uno de los “arrecifes de franja” mejor conservados de la costa del Caribe panameño, así como hermosas playas y riquísimos ecosistemas boscosos, tierra adentro.

También puede contratar botes en el muelle contiguo al fuerte de Santiago de la Gloria, para hacer excursiones a comunidades cercanas como Playa Blanca, Puerto Francés y La Huerta. Los manglares en la desembocadura del río More son especialmente bellos.

El conjunto monumental de Portobelo incluye el edificio de la Aduana, recientemente rehabilitado, la Iglesia Colonial, el Museo del Cristo Negro (en el antiguo hospital de San Juan Dios) y el sistema de castillos defensivos del puerto.

Cómo llegar

En automóvil, salga desde Ciudad de Panamá por la carretera Transístmica hasta llegar al supermercado Rey, de Sabanitas. También puede tomar el Corredor Norte, enlazar con la autopista Don Alberto Motta Cardoze y bajar por la salida hacia Sabanitas, donde buscará el mismo supermercado. De ahí, tome la vía a mano derecha, que lo llevará por las poblaciones de Puerto Pilón, María Chiquita, Playa La Angosta, Guanche, Buenaventura y, finalmente, Portobelo. Por la primera ruta, el recorrido le tomará más o menos dos horas, mientras que por la segunda tardará hora y media.

Si va en autobús de línea regular, debe ir a la Terminal Nacional de Buses en Albrook (Ciudad de Panamá) y tomar el transporte que lo lleve a Colón. Ya en la Terminal de Buses de Colón, debe buscar un transporte que sirva la ruta hacia Portobelo o cualquier población de la Costa Arriba de la provincia.

Finalmente, puede llegar en tren a Colón. La compañía Panama Canal Railway ofrece un servicio diario (de lunes a viernes) entre Panamá y Colón. Adquiera los boletos en la estación ferroviaria de Corozal. El tren parte de Panamá a las 7:15 a.m. y regresa de Colón a las 5:15 p.m. El trayecto dura una hora. Más información en www.panarail.com

Dónde dormir

Ya que Portobelo es relativamente cerca de Ciudad de Panamá, es posible alojarse en la capital para ir y volver del pueblo. Sin embargo, hay opciones para quienes deseen alojarse in situ.

Casa Congo: restaurante, galería y alojamiento.

Calle Genea: detrás de la Casa de Aduanas.

Scubaportobelo: a la altura del pueblo de Buenaventura, poco antes de llegar a Portobelo.

El Otro Lado (retiro privado): para llegar debe abordar un bote desde Portobelo, que lo llevará a la costa opuesta de la bahía homónima.

Casa del Rayo Verde (hotel solidario).

Rancho Juancho: ocho kilómetros antes de Portobelo, en la comunidad de Guanche