Contáctanos

Destino Argentina

El Paseo de la Historieta: de Buenos Aires con humor

El Paseo de la Historieta, divertido recorrido por Buenos Aires que abarca las figuras de varios personajes de las tiras cómicas, comienza con la famosa estatua de Mafalda, de Quino, en San Telmo, y culmina con una Jirafa, de Mordillo, que indica la proximidad del Museo del Humor, en Puerto Madero.

Por Julia Henríquez
Fotos: Demian Colman

El 20 de julio de 2012 las calles de Buenos Aires añadieron un nuevo elemento a ese “qué se yo” que tanto las identifica, cuando los personajes de varias historietas inmortalizadas en revistas y periódicos alcanzaron la tercera dimensión y comenzaron a decorar las esquinas de los barrios San Telmo, Monserrat y Puerto Madero, conformando así el divertido Paseo de la Historieta.

Todo empezó en la esquina de las calles Defensa y Chile, con una niña petisa, de vestido verde, enorme moño en la cabeza e ideas revolucionarias: nuestra amada Mafalda apareció allí y muy acomodada en un banco, en la esquina de la casa que la vio nacer, parecía dispuesta a explicarnos su particular forma de ver la vida. Luego de su gran éxito entre propios y turistas, otros personajes entrañables salieron a la luz: primero Susanita y Manolito vinieron a hacerle compañía y cuatro años después varios entrañables personajes de la caricatura argentina nos van guiando, historia tras historia, hacia el Museo del Humor, en Puerto Madero.

Mafalda, Susanita y Manolito

Creados por el caricaturista Quino, en septiembre de 1964, estos personajes llegaron para revolvernos las ideas con las mejores críticas al sistema y la situación sociopolítica. Mafalda, con su odio a la sopa y a la injusticia; Susanita, con sus sueños de casarse para ser la madre perfecta, y Manolito, con su almacén y su escaso intelecto, hacen parte de aquel grupo inolvidable de amigos.

 

Súper Hijitus y Larguirucho

Inmortalizados por el español García Ferré, aparecieron en 1955 en las páginas de la revista Billiken. Doce años después, gracias a su gran éxito, llegaron a Canal 13 como la primera serie animada argentina hecha para este medio. Súper Hijitus alter ego mágico de Hijitus, quien con sus súper poderes derrota al nefasto Profesor Neurus y Larguirucho un bonachón, despistado y pícaro‚Äï conquistaron a chicos y adultos por igual con sus tiras y series.

Isidoro Cañones

En 1935, el caricaturista Dante Quinterno le dio vida a este personaje que desde el principio tuvo esa personalidad de derrochador, canchero, piola y seductor. Por ello, su ubicación, frente a boliches y calles con movida nocturna, no fue casualidad, pues este playboy porteño amante de la noche pertenece a esta atmósfera. No olvidemos su parentesco con Patoruzú (a quien encontraremos más adelante). 

 

 

Matías

Creado en 1993 por Sendra, este travieso hijo de una familia de clase media se caracteriza por su simpatía. Aunque en la tira no se ve a ningún adulto, Matías es un niño que siempre está reflexionando sobre ellos.

 

Don Fulgencio

En 1938, Lino Palacio creó al adulto con el niño interior más grande de todos y que, ya hecho un viejo, se niega a crecer para regalarnos una que otra sonrisa.

 

Clemente

En 1973 llegó al mundo gracias a las manos de Caloi. Futbolero hasta la médula, ácido y crítico amante tanto del fútbol como de las mujeres, sueña con ser jugador del Boca y pertenecer algún día a la selección nacional. Es la descripción perfecta del hincha argentino.

 

Chicas de Divito

Guillermo Divito dibujó a sus primeras chicas en 1936, pero comenzó a publicarlas por su cuenta en 1941, cuando fundó su propia revista. Pronto se convirtieron en hitos de la moda, con sus sensuales formas y elegantes trajes. Sus curvas, envidia de muchas, marcaban la moda antes de que sus tendencias pisaran las calles porteñas. Hoy se encuentran estratégicamente paradas en una esquina, donde importantes marcas de ropa y alta costura planean la próxima novedad que lanzarán al mercado.

Patoruzú

El más antiguo de nuestros personajes, que nos hace reír con sus aventuras del sur profundo desde 1928. Este cacique patagónico, amante de la naturaleza, con sus boleadoras, su poncho y su fuerza extrema, va ayudando a quien lo necesite, porque está lleno de bondad e ingenuidad. Quinterno, su creador, lo define como “el hombre perfecto, dentro de la imperfección humana”, dueño de media Patagonia y del corazón de todo argentino.

 

Patoruzito e Isidorito

Esta tira, pensada para los más chicos, cuenta la infancia de Patoruzú y de Isidoro, quien llegará a ser su padrino. Más pícaros y avispados, Patoruzito de la Patagonia siempre muestra su nobleza, en tanto que Isidorito es un símbolo de la viveza porteña.

 

Gaturro

Creado en 1993 por Nik, este gato de gran sonrisa, descrito como antihéroe, es un soñador y romántico que se ha ganado la atención del público infantil con sus tiras y su infinita colección de mercancía de todo tipo.

 

 

Don Nicola

Héctor Torino dio vida en 1937 al bonachón Don Nicola, un italiano de bigote y nariz pronunciada, dueño de un conventillo de La Boca, siempre dispuesto a ayudar y satisfacer las ocurrencias de sus inquilinos.

 

El Loco Chávez

De Horacio Altuna y Carlos Trillo, publicada en el diario Clarín desde 1975 hasta 1987, esta historieta cuenta las aventuras de un periodista corresponsal en Europa que regresa a la Argentina y narra la realidad cotidiana del país. No hay que olvidar las minas del Loco, ese desfile de mujeres que encantaban a nuestro periodista y a sus lectores. Tuvo una breve aparición en la TV en 1978, pero fue suspendida debido a la censura de la dictadura.

 

La Tía Vicenta

Revista creada por Landrú y Oski en 1957, debido a sus burlas al poder y la sociedad, sus ilegales menciones del peronismo y, finalmente, sus irreverentes caricaturas del general Juan Carlos Onganía (militar en el poder luego del golpe de estado de 1966), un edicto gubernamental terminó con ella ese mismo año.

 

Negrazón y Chaveta

Creados en 1971 por Alberto Cognigni, estos dos personajes cordobeses nos conquistaron desde las páginas de Hortensia. Negrazón es un piloto especializado en su moto Puma, siempre está reflexionando y es un poco místico. Chaveta es el “sobreviviente motociclístico”, fiel acompañante de Negrazón.

 

Diógenes y El Linyera

Diógenes, un perro fiel e irónico, y el Linyera, un vagabundo, fueron creados para el diario Clarín en 1977 por el dibujante Tabaré junto con los guionistas Abrevaya y Guinzburg. A partir de la muerte de los guionistas, los dibujos y sus voces quedaron en manos de Tabaré.

 

Langostino y Corina

Langostino es un noble marinero optimista y solitario quien en su pequeña embarcación, Corina, se ve envuelto en grandes aventuras sin siquiera proponérselo. Estos son los personajes que nos dejó Eduardo Ferro en 1945 en la revista Patoruzú.

 

 Inodoro Pereyra y Mendieta

Este otro dúo humano-perruno fue creado por Roberto Fontanarrosa en 1972. Inodoro Pereyra es una parodia del gaucho de la pampa, cuyo perro, Mendieta, sería en realidad su séptimo hijo varón pero se quedó en la forma de un perro parlante, a causa de la mala suerte de haber nacido durante una luna llena en eclipse.

 

El Eternauta

Héctor Germán Oesterheld, desaparecido por la dictadura en 1977, había creado veinte años antes el viajero de la eternidad, un personaje heroico que sobrevive a una invasión extraterrestre en medio de Buenos Aires y que, mediante sus metáforas, se convierte en un gran crítico de las dictaduras que enfrentaba el continente en esos momentos.


La Jirafa

Guillermo Mordillo es conocido por sus personajes mudos que representan el amor y los deportes. A sus 34 años, viviendo en París, se vio obligado a pintar para encontrar una alternativa laboral, lo cual lo llevó sin darse cuenta a emprender un nuevo rumbo de vida. Así fue como en 1968 dibujó por primera vez a su jirafa de nariz redonda, que hoy es la conexión de dos recorridos, la culminación del Paseo de la Historieta y el preludio del Museo del Humor (MuHu).

 

Los murales

El Paseo de la Historieta está acompañado por murales sobre la historia del cómic argentino, que fueron realizados por prestigiosos artistas como Liniers, Oski y Fontanarrosa, entre otros. Un toque más que llena de magia este recorrido.

 

El Museo del Humor

El perfecto final para nuestro recorrido reúne la historia del cómic argentino, con más de cuarenta ejemplares originales de revistas y recortes de las mejores tiras que ha visto el país. Además ofrece muestras temporales, como los cincuenta años de Mafalda y obras de teatro en su café.


Cómo llegar Desde Norte, Centro, Suramérica y el Caribe, Copa Airlines cuenta con dos vuelos diarios a la ciudad de Buenos Aires a través de su Hub de las Américas en Ciudad de Panamá. Cuando llegue a la ciudad, busque el inicio del sendero en San Telmo, en la célebre esquina de Defensa y Chile, y siga las señales hasta el Museo del Humor. La entidad abre sus puertas de lunes a viernes de 11 a.m. a 6 p.m. Sábados, domingos y festivos de 10 a.m. a 7 p.m. De lunes a miércoles la entrada es gratuita, los demás días tiene un costo de diez pesos (cerca de un dólar) para los mayores de doce años; los menores entran gratis todos los días.