Contáctanos

Personajes

Daniela Vega “El arte es político”

La actriz transgénero conquistó la fama mundial en 2017, gracias a su interpretación en una de las cintas más aclamadas del cine chileno: “Una mujer fantástica”, ganadora del Premio Óscar a la Mejor película internacional; tres años después, afortunadamente, su prestigio va más allá de aquel debut y hoy el éxito corre por cuenta propia.

Por Winnie T. Sittón – Fotos:  EFE

Daniela Vega nació en Santiago de Chile en 1989. Antes de dar el gran salto a la cúspide del cine internacional, trabajaba de peluquera en un salón de belleza, estudiaba canto lírico y tenía muy poca experiencia actuando frente a las cámaras. Conoció al director y guionista Sebastián Lelio en 2014, cuando él buscó su asesoría, pues estaba trabajando en una nueva película que abordaba la temática transgénero, y le pidió que desarrollaran el guion juntos. La relación entre ellos fluyó tan bien que, en medio del proceso, Lelio se dio cuenta de que ella era la persona indicada para encarnar el papel protagónico de este filme, que llevaba por título “Una mujer fantástica”.

Esto supuso un reto enorme para la actriz en ciernes. “Yo tenía solamente una película antes de hacer esta y era una persona casi desconocida en el mundo del cine internacional. Por lo que, al ofrecerme el personaje, Sebastián me dio la oportunidad de trabajar con él, pero también me entregó un desafío. Y el mayor desafío era encarar toda la película y que saliera bien. Ahora, hubo escenas particulares que, por supuesto, fueron más difíciles que otras, pero el grueso de la obra era poder generar un trabajo que, de principio a fin, fuese del gusto del espectador”.

Hoy no quedan dudas de que Vega era la indicada para interpretar a Marina Vidal, una joven mujer transexual que se enfrenta a la muerte repentina de Orlando, su pareja, veinte años mayor. Pese al dolor de la pérdida, la familia de él le impide vivir su duelo en paz y la convierte en el blanco de sus reproches y prejuicios. El trabajo de actuación de Daniela fue tan soberbio, que cautivó a la crítica y al público, convirtiéndola en uno de las personas más emblemáticas del cine latinoamericano.

La película fue un verdadero fenómeno mundial desde su estreno, en el Festival Internacional de Cine de Berlín, en febrero de 2017, pues se llevó a casa más de treinta premios, incluyendo algunos de los más prestigiosos del séptimo arte. Entre ellos, un Goya a la Mejor película iberoamericana y un Óscar en la categoría Mejor película internacional, haciendo historia para Chile.

Afortunadamente, hoy el éxito de Daniela Vega va más allá de la película que le abrió las puertas de la fama. En 2019, participó en “Historias de San Francisco” (“Tales of the City”, en inglés), serie de Netflix que retrata a la comunidad gay de dicha ciudad estadounidense. También fue una de las figuras de la campaña “The Performers”, desarrollada por “Vogue”, “GQ” y Gucci, para explorar la identidad y las políticas de género.

Además, publicó el libro autobiográfico “Rebeldía, resistencia, amor”, a finales de ese mismo año. La obra recoge sus memorias más íntimas y experiencias vividas, desde la infancia, el matoneo y su transición de género, hasta convertirse en una de las cien personalidades más influyentes del mundo de 2018, según la revista “Time”.

El anuncio de su más reciente proyecto ya tiene a su audiencia expectante. Se trata de una serie documental para Netflix titulada “Peace Peace Now Now”, que espera ver la luz en enero de 2021. La obra relata la historia de mujeres en varias partes del mundo, que han logrado sobrevivir a la violencia de género en medio de conflictos armados. Vega debuta como productora ejecutiva y ha sido una de las figuras claves de la serie. Además de ser una de las presentadoras, junto a las actrices Yalitza Aparicio (México) y Ester Expósito (España), y la cantante Shirley Manson (Escocia).

Para este año también se espera el estreno de la película que marca su debut en el cine europeo: “Futura”, filme del realizador italiano Lamberto Sanfelice; cuya ópera prima, “Cloro” (2015), fue nominada al Gran Premio del Jurado en el festival Sundance y al Oso de Cristal en la Berlinale. En esta nueva historia que protagoniza, rodada en Milán durante 2019, comparte créditos con el actor francés Niels Schneider y la intérprete milanesa Matilde Gioli.

Pese a la gran fama de la que goza, y lo agradecida que se siente por todo el prestigio alcanzado, la actriz aclara que su motivación en el arte no es recibir reconocimientos. “Cuando decidí ser artista, no lo hice para ganar premios ni para salir en las portadas de las revistas. Decidí ser artista para tratar de sobrevivir. Y por eso digo que soy orgullosamente trans y hago una especie de tejido en el que mezclo lo político con lo artístico, porque mi inicio en el arte tiene que ver con intentar entenderme; estaba muy perdida en la nebulosa de la incertidumbre. No sabía qué iba a pasar conmigo, no sabía cómo crecer ni cómo abordar mi vida en ese momento. Y el arte significó una especie de antídoto a ese lugar oscuro en el que yo estaba”.