Contáctanos

Destino Brasil

Alagoas: la suma de todas las delicias

Una experiencia que mezcla playas muy visitadas, ensenadas semidesiertas a la orilla de acantilados, buceo en arrecifes de coral repletos de peces multicolores, recorridos a pie por el centro histórico y una cocina sofisticada, salpicada de frescos frutos del mar.

Por Camil Frois
Fotos: Tom Alves, Joao Scharwtz

1. Belleza concentrada

Alagoas, uno de los estados más pequeños de Brasil, concentra tantos encantos naturales que pareciera una alucinación. El recorrido comienza en un litoral de 240 kilómetros de mares color turquesa, sigue hasta cañones esculpidos hace millones de años en el interior del estado, pasa por Alagoas, que se vuelve dorada al atardecer, y termina en el encuentro del emblemático río San Francisco con el océano Atlántico.

2. Puerta de entrada

3. Arrecifes de coral

En el Nordeste, cuando la marea baja y el mar retrocede varios kilómetros, quedan pequeñas piscinas naturales de agua transparente cerca de la playa. Algunas de ellas son accesibles a pie, otras en kayak, surf de remo o en balsa a vela tras un emocionante recorrido de dos kilómetros. Estos acuarios naturales de aguas tibias ofrecen una excelente vista de la ciudad con derecho a un trago en las jangadas bar (canoas que funcionan al estilo de bares flotantes).

4. Maceió en caída libre

Uno de los ángulos más auténticos que ofrece los tonos en degradé del litoral de Maceió está a tres mil metros de altura previo a un salto en paracaídas. La caída libre alcanza los doscientos kilómetros por hora y ofrece una perspectiva extrema de la ciudad. Para quien se queda más días, es posible hacer un curso profesional para poder saltar solo.

5. Bajo el agua

El buceo autónomo revela un mundo lleno de nuevos colores, formas, texturas y criaturas como barracudas, tortugas, esponjas y rayas en un viaje silencioso e intenso en plena capital. El agua, a unos 27 °C y con una visibilidad de cuarenta metros, convierte el lugar en uno de los mejores del país donde practicar esta actividad, incluso para quien quiere experimentar el llamado “bautizo”: el primer buceo.

6. Maceió más a fondo

La ciudad también ofrece cursos que lo hacen apto para afrontar el buceo autónomo en cualquier parte del mundo. Sin embargo, lo mejor de lo mejor en el ámbito de lo subacuático en Maceió está reservado para los buzos experimentados en naufragios como el Draguinha, donde tranquilamente circula una gran variedad de especies de rayas, barracudas y tortugas.

7. Surf con remos

Una tabla, un remo, un día de sol y el mar calmadito son suficientes para comenzar a remar. En Ponta Verde, uno de los mejores lugares para pasar un día de marea baja, es posible remar hasta la Pedra Virada y practicar buceo libre en las piscinas naturales exclusivas. Por otra parte, la playa Barra de San Miguel ofrece la opción de remar en lagunas doradas.

8. Norte paradisiaco

El norte de la ciudad ofrece las playas más soleadas, rodeadas de bosque atlántico, silencio, riachuelos de agua dulce y tranquilidad. En ese clima, las playas de Pratagy, Riacho Doce, Guaxuma, Garça Torta e Ipioca ofrecen puntos interesantes para los amantes del surf y el buceo libre. Hay además bares rústicos de los lugareños y algunas opciones de restaurantes muy elegantes que sirven pescados y frutos del mar frescos al frente de las piscinas naturales.

9. Off Road en el Gunga

A veinte minutos de la Playa del Francés se encuentra la Playa del Gunga. Vale la pena visitarla para ver el gracioso encuentro entre acantilados, mar y lagunas. La principal atracción es el paseo en buggy hasta las rocas cubiertas de arena colorida esculpidas por la naturaleza. El paseo es al mejor estilo “con emoción”: viento en el rostro, paisajes más que auténticos y baño en pequeñas lagunas de aguas tibias que se forman en el camino.

10. En los caminos del desierto

El desierto alagoano está salpicado de ciudades históricas enmarcadas por las calmadas aguas del río San Francisco (también llamado Viejo Chico), uno de los ríos más emblemáticos del país. En la región se puede arriesgar con actividades de aventura, como escalar los cañones del Xingó y visitar villas de las tejedoras de encajes, como Entre Montes, o comunidades de artistas populares en la Isla dos Ferros.

11. El Viejo Chico desde arriba

La Ruta de los Caminos del San Francisco, que dura de cuatro a cinco días, nace en la sencilla ciudad de Pirañas, con su centro histórico del siglo XVIII. La mejor perspectiva de los famosos cañones que enmarcan el San Francisco está en Delmiro Gouveia, con trochas por el paisaje local con vista a los cañones de Xingó, y paseo en barco o lancha por el río.

12. Viaje en la historia del Jaraguá

Concentrando edificios históricos, antiguos almacenes de la época colonial, iglesias, museos y bares, el barrio histórico de Jaraguá queda en la zona portuaria de Maceió. Las calles empedradas sirven de escenario para hacer un tour cultural que proporciona un verdadero viaje por la historia de la capital. El tour, llamado “Jaraguá Vivo”, incluye visita a los atractivos culturales, presentaciones folclóricas de grupos locales y concluye con un show a ritmo de jazz en la casa Rex Bar.

13. Maceió Gourmet: la cara de la nueva cocina nordestina

En la despedida de la capital, lo indicado es dedicarse a los placeres de la mesa. El encuentro de dos paladares: el sertão (desierto) y el litoral, es la marca principal de las premiadas cocinas de Maceió. La casa peruana Wanchako y la sertaneja Picuí están entre las más reconocidas de la ciudad.

14. Simone Bert: restaurante Wanchako

En un ambiente lleno de personalidad, arte inca y un clima acogedor, el restaurante Wanchako es manejado por la simpática Simone Bert, una anfitriona que vale la pena visitar. Hija de pescador y esposa de surfista, es apasionada por el mar desde niña y hasta hoy mantiene una relación íntima con los pescadores de la ciudad, que la abastecen con los ingredientes más frescos para su celebrado festival de ceviches, que incluye variedades con camarones, atún y tiradito.

15. Wanderson Medeiros: embajador de la cocina nordestina

El premiado chef Wanderson Medeiros reinventa las recetes de la cocina nordestina con porciones menores, más suaves y sofisticadas. Una de las recetas clásicas de la casa es la carne de sol en mantequilla de botella, servida en una cama de ahuyama con salsa cremosa de queso cuajado.

 


Cómo llegar

Desde Norte, Centro, Suramérica y el Caribe, Copa Airlines ofrece dos vuelos semanales a Recife a través de su Hub de las Américas en Ciudad de Panamá. Maceió está a 257 kilómetros por carretera de Recife.

Maceió

Buceo Let’s Dive: www.letsdive.com.br / Tel. (82) 3316 5385.

Paracaidismo Vertical Speed: www.verticalspeed.com.br / Tel. (82) 9921 6841.

Stand Up Paddle: tel. (82) 99615 0473.

Volcano SupBoards: tel. (82) 98834 3608.

Dónde comer Picuí: Carne de Sol: www.picui.com.br / Tel. (82) 3223 8080.

Wanchako: www.wanchako.com.br / Tel. (82) 3377 6024.

Divina Gula: www.picui.com.br / Tel. (82) 3223 8080.

Dónde hospedarse

Hotel Ponta Verde: www.hotelpontaverde.com.br / Tel. (82) 2121 0040.

Gungaporanga: www.gungaporanga.com.br / Tel. (82) 3015 6359.

Playa del francés

Buceo Ecoscuba: www.ecoscubamaceio.com.br / Tel. (82) 3260 1453.

Pirañas

Cachaçaria Altemar Dutra: www.cachacariaaltemardutra.com.br / Tel. (82) 3686 3499.

 

Advertisement Enter ad code here